Etiquetas

, , , , , , ,

 

 Habitualmente, el análisis de una inversión o proyecto debe seguir estas etapas:

1.Determinación del coste de la inversión. Es la parte más importante del análisis y la primera que debe realizarse. No cuantificar el coste de la inversión en primer lugar implica dejarse llevar como la protagonista de “El cuento de la lechera” y tener bastantes posibilidades de terminar de la misma forma que ella. La fijación y determinación objetiva y lo más veraz posible de los costes es crucial a la hora de analizar la viabilidad y rentabilidad de una inversión o proyecto. Un análisis será tan bueno y cierto como lo sean los datos y premisas de partida. Representa el pago efectuado por la adquisición de los elementos del activo fijo que constituyen el soporte de la inversión principal más los pagos realizados por la adquisición de todos aquellos elementos del activo circulante que son precisos para el buen fin de la inversión principal.

Esta determinación de los costes de la inversión o proyecto está compuesta por los siguientes elementos:

Coste del activo propiamente dicho.

Costes de puesta en marcha: instalaciones, funcionamiento en pruebas, ingeniería, formación, etc.

Costes operativos: son aquellos costes relativos al funcionamiento del proyecto o inversión. No deben figurar como desembolso en el momento 0, sino en el momento en que se vayan a pagar (irán en la previsión de flujos de caja). Es importante conocerlos de antemano, porque a veces se produce una vinculación entre inversiones de más valor cuyos costes operacionales son más bajos que en una inversión más modesta (implicará más costes de mantenimiento).

Valor residual: es un coste negativo (cobro) que se produce no en el momento actual (o momento 0), sino al final del proyecto cuando la inversión se puede vender por algún valor. Ésta sería la situación, por ejemplo, de la inversión en una fábrica. Cuando se desmonte, tal vez se pueda vender la maquinaria por algún precio, el terreno y los edificios).

2.Determinación de la duración de la inversión (vida económica) Se puede considerar como el período de tiempo durante el cual se van a estar produciendo en la empresa movimientos de fondos como consecuencia de la realización del proyecto. Normalmente, se admite como tal la duración de la vida útil del elemento más significativo de la inversión. Ahora bien, este aspecto debe ser matizado ya que (el sector agroalimentario y ambiental es paradigma de ello) existen factores de obsolescencia técnica y económica que deben ser tenidos en cuenta. En entradas posteriores hablaremos de esto.

3.Previsión de los flujos de caja (flujos incrementales). En este apartado se incluye la estimación de los ingresos (cobros) resultantes del proyecto o inversión y la de los gastos (pagos) derivados del funcionamiento del proyecto o inversión. De forma similar a lo indicado más arriba, la adecuada estimación de estos parámetros es condición inherente a la calidad del análisis. En ocasiones, resulta tentador sobreestimar estos ingresos (cobros) para ofrecer una rentabilidad atractiva. Es necesario insistir en que el evaluador debe tener siempre presente que su análisis será tan bueno como lo sean los datos de los que parte.

4.Análisis del Riesgo. El análisis de la inversión o proyecto en contexto de riesgo es parte inherente de un estudio serio y consistente. Existen distintos modelos para la consideración del riesgo en el análisis de una inversión o proyecto. Dedicaremos un punto a esta cuestión más adelante