Etiquetas

, , ,

Consagra, a las luces del alba, tu copa de vino, que semeja un
tulipán de primavera; consagra, a la risa de un adolescente, tu copa
de vino, que recuerda su boca.

Bebe, y olvida que el puño del dolor
se abatirá bien pronto sobre ti.