Etiquetas

, , ,

Una de las actividades vinculadas a mi trabajo que más me gustan es la de participar como profesor en el Curso de Sumiller Profesional de la Cámara de Comercio de Alicante. Doy el módulo de Legislación Vitivinícola en ese curso.  

Ayer se clausuró la IV edición en la Escuela de Catas de Alicante.  Hay noticias sobre ese evento en prensa así que obviaré comentar lo que ya pueden leer.

El Curso les forma en sumillería.  También reciben formación en maridaje, aguas, aceites, puros, licores, alimentos tradicionales de calidad…. El programa incluye una semana en Burdeos visitando bodegas.

Cada año me maravilla la pasión que ponen los participantes en su actividad profesional. Las preguntas que formulan en clase son las que le gustaría que le hiciesen a cualquier profesor.  Alumnos atentos, inquietos, desafiando tu dominio del tema que se está tratando…

 Ayer, como he dicho, fue la clausura.  Después de la misma, tuve el placer de ir a comer con los alumnos.  Fuimos a La Cuchara.  Habían acordado un menú.  Probamos varios vinos.  Me fascinó verlos comentar los matices de cada uno de ellos, su impresión personal.  Se entabló alguna apasionada discusión… por ejemplo, sobre si un vino estaba crudo o en su punto….También hubo otra sobre cuál de los vinos iba mejor con cada plato.

 Me gusta ver a personas tan apasionadas con su trabajo. Además, su trabajo es intentar proporcionar el máximo placer gastronómico a una persona que entra en un restaurante a través del maridaje de bebida y comida.

 Una pena que el sector de la restauración y el turístico en general no apueste decididamente por la formación y la oferta de calidad.  Aunque eso es otra historia..

 Tras la comida, fuimos a catar ginebras… Probamos ginebras mezcladas con té (aromas de cardamomo, vainilla, romero, sandía, fresa,…..).  No me gustó.  Muchos de ellos estaban de acuerdo conmigo.  La variedad de matices que puedes obtener jugando con las distintas ginebras, aguas tónicas, pieles de cítricos, pepino…, hace innecesario añadir una infusión de té al gin – tonic…  Están de acuerdo, no obstante, en que puede ser una buena forma de vender gin – tonics a quien no le gusta el sabor del mismo.  Ahí apareció su faceta profesional que a mí se me escapa….

 Volví a casa.  Cogimos el coche (yo no conducía) , dos botellas de chardonnay espumoso, unos saladitos y a ver el eclipse de luna…

 Fue un gran día….