Etiquetas

, , ,

¿Temes lo que puede traerte el mañana? No te adhieras a nada, no interrogues a los libros ni a tu prójimo. Ten confianza; de otro modo, el infortunio no dejará de justificar tus aprehensiones.

No te preocupes por el ayer: ha pasado… No te angusties por el mañana: aún no llega… Vive, pues, sin nostalgia ni esperanza: tu única posesión es el instante.