Etiquetas

, , ,

He llevado a María y a Samuel al Teatro Circo esta tarde.  Había un espectáculo de los Lunnies.

Desde casa hasta el Teatro no hay más de diez minutos paseando.  Hemos tardado algo más de media hora.  Iban saltando, corriendo, retrocediendo, parándose cada dos pasos, jugando,….

El acábose ha sido al llegar a la Glorieta.  Samuel insistía en que quería quedarse jugando en el parque, que a él los Lunnies no le gustan.  Obviamente, María quería ir a cualquier precio al Teatro.  Ella afirmaba que los Lunnies es lo que más le gusta de la tele….Ninguno de los dos suele verlos.

He tenido que hacer valer mi ascendencia…. y hemos proseguido camino hacia el Teatro.

El Teatro estaba lleno cuando hemos llegado.  Menos mal que Miriam nos había pillado entradas y estaba cuidándonos un buen sitio.

Nos hemos sentado y ha empezado el festival… El de los Lunnies no…¡¡¡El de mis hijos!!! 

– ¡María me ha pegado!

– ¡Samuel me ha dicho tonta!

– ¡María me ha quitado el juguete!

– ¡¡¡El juguete es mío.  Me lo regaló una amiga!!!

– ¡Mentira!

– ¡Verdad!

– ¡El juguete no es tuyo!

– ¡Es mío!

Pongo paz…. Al menos lo intento. Decido sentarme en medio de los dos…

A los cinco minutos (el espectáculo de los Lunnies todavía no ha empezado)…

– ¡Yo quiero sentarme al lado de Samuel!

-¡Yo quiero sentarme con María!

– ¡Papi feo!

Les pregunto si se portarán bien… Me cambio de sitio….  A los dos minutos….

– ¡María me ha pegado!

– ¡Samuel me ha dicho tonta!

-¡La culpa es de María!

– ¡La culpa es de Samuel!

-¡Tuya!

-¡Tuya!

Para mí, que la culpa es del cha, cha, cha….

http://www.youtube.com/watch?v=PUR_gQqWTkk

Y mañana, a pasar tres días en una cabaña en Sierra Espuña….