Etiquetas

, , ,

Me gustan los congresos internacionales.  No sabes quién puedes conocer y suelen ser sorpresas agradables.

Ayer me tocó compartir mesa en la comida del congreso con dos indios y una mexicana.

La india era vegetariana estricta.  Al ver el menú y el primer plato (un revuelto de morcilla) pidió una ensalada y fruta.  Se lo trajeron sin problemas.  La ensalada contenía un ingrediente que ella no había visto nunca: aceitunas.  Le encantaron.  Observar como las degustaba fue un placer.  Es algo que no valoramos.

El indio no comía carne pero pidió una tortilla y la ensalada.

La mexicana comía más o menos lo mismo que nosotros.

Lo que todos ellos observaron atónitos fue como echaba aceite de oliva en un pedazo de pan y me lo comía.  ¡¡¡No lo habían visto nunca!!!  Les invité a que lo hicieran.  Les encantó.

Intenté explicarles lo que era un aceite de oliva virgen extra.

Desde luego, no somos conscientes de lo que tenemos.