Etiquetas

, ,

Ella se levanta sobre las 6 y media.  Entra a trabajar a las ocho.

Mientras se arregla, a mí me gusta hacerme el dormido.   Hay días en los que lo estoy realmente (especialmente a medida que pasa la semana). Luego, viene  y me despierta…  Compartimos el primer café mientras hablamos.  Se va….

Entonces, preparo los almuerzos de Samuel y María y los pongo en sus mochilas.

Samuel suele despertarse antes y viene a la cocina a buscar a su madre.  Al comprobar que ya se ha ido, empieza con la misma cantinela de todos los días:  “¡Jo, siempre se va, no quiero que se vaya!  ¿Quién viene hoy  a recogerme? ¡¡Tú no,  viene Mamá!! ¡¡Tú eres feo!! ¡¡Mamá es guapa!!

Le acompaño al salón y le pongo los dibujos de Bob Esponja. 

A las ocho despierto a María.  Es uno de mis momentos favoritos.  Me sobrecoge verla desperezarse. Ella insiste en que la despierte con besos (lo ha aprendido de su madre). 

Al estar los dos despiertos juntos empieza el festival…en el salón.  Risas, gritos, golpes… y otra vez risas.  Amenazo con ir para allá.  Contestan al unísono que no.

Preparo los desayunos.  Si uno quiere Cola – Cao, la otra quiere azúcar en la leche.  Sigue el desembarco…

Ya han terminado de desayunar.  María va a su cuarto a vestirse. 

Cojo la ropa de Samuel y lo visto en el salón mientras me comenta las últimas aventuras de los Gormitis.  Está emocionado.

Bajamos al garaje.  Echan una carrera para ver quien llega antes al coche.  Nos vamos al cole.  Están las calles cortadas por obras.  Vienen elecciones.  María protesta por el rodeo que nos vemos obligados a dar.  Además, llueve.

Llegamos al cole.  Aparco.  Se turnan para pasar al asiento de delante mientras se hace la hora de entrar.  Les gusta.  ¡A mí, más!

Toca la sirena.  Abro la puerta, dos besos, y salen disparados….

La vida es maravillosa…..

http://www.youtube.com/watch?v=01JUJYK5ALQ